Cumplimos 79 años y comenzamos a repasar la historia

Cumplimos 79 años y comenzamos a repasar la historia

Será la primera de una serie de notas que vamos a ir compartiendo en la semana, con imágenes y testimonios, para contar de alguna forma los 79 años de historia. Los nombres, los equipos, las personas, esos que hicieron y hacen grande ésta institución.

 

El club deportivo Estudiantes Unidos fue fundado el 27 de abril de 1941 por un grupo de estudiantes de la Escuela 16 y con el paso de los años se transformó en una de las instituciones más grandes de la ciudad.

Setenta y nueve años de esfuerzo, dedicación, pasión y aprendizaje para formar una gran familia “pincha”, porque esa es su identidad que va más allá de un club de deportes. Con el fútbol como su principal actividad, Estudiantes Unidos reúne a cientos de chicos, chicas y familias, siendo un gran centro de contención social en la comunidad local.

“Si antes alguien trabajó para que el futbol te hiciera bien, porque vos no te podes preocupar para que los chicos se metan en una cancha y no anden en las calles” reflexiona Juan Carlos “Cacho” Herrera, ex jugador de Estudiantes en la década del ´70, Presidente de la institución en varias ocasiones y actualmente integrante de la comisión directiva y quien nos ayuda a reconstruir un poco esa historia.

Actualmente el fútbol en cancha grande y de salón, y el hockey son sus principales actividades, pero a lo largo de la historia han pasado otras tantas disciplinas como el boxeo, básquet o taekwondo. Esas primeras líneas de la historia, tal vez son más conocidas, su creación surgió de la inquietud de un grupo de estudiantes de la Escuela Primaria 16, todos menores de edad claro, que con visión de futuro, trabajaron para tener un espacio donde hacer deporte.

“Franzé, Antón, “tito” Alanís, Aldo Carniel, Matías Alonso, Alberto Elvira, Néstor Pérez, Carlos Burgos, don Criado y Bruno Tarrini, son algunos de los nombres destacados de esos inicios” recuerda “Cacho” Herrera.

El estadio principal con cancha de césped, justamente lleva el nombre de Bruno Tarrini “Cuando se fundó el club, la mayoría eran menores, no podían firmar una personería jurídica, nada, entonces sus profesores y familiares los ayudaban y Bruno Tarrini fue una de esas personas que aceptó ser el primer presidente de Estudiantes Unidos, porque era mayor”.

Y agrega “Ellos siempre pensaron con una visión de futuro para hacer las cosas, porque el terreno donde actualmente está el estadio, lo compraron en los ´60, se lo pagaron a la municipalidad. Dijeron: Vamos a hacer una cancha, para que le sirva no solo a los jugadores de Estudiantes, sino a todos los chicos de Bariloche, esto va a crecer y tenemos que pensar en ser no únicamente un club de fútbol”.

“En el futuro se podría pensar en hacer un gimnasio. Algunos lo lograron ver y otros no. Después lo hicimos nosotros porque había una necesidad de la comunidad de Bariloche, de tener un espacio cubierto y porque era un deseo de los viejos” afirma Herrera.

El Quincho

Antes de construir el Gimnasio, se levantó el quincho “La idea primero era hacer un salón de fiestas, para explotarlo y juntar plata para lo que hoy es el gimnasio” rememora Cacho Herrera y continúa “En aquellos años, se empezaron a hacer populares las bailantas. Un tiempo largo estuvo con nosotros Juan Carlos Montoya, y él tenía mucho contacto con las cooperadoras de los colegios. Nos poníamos de acuerdo con la escuela techo amarillo, por ejemplo, nos prestaban el salón, no nos cobraban el alquiler y después repartíamos las ganancias”

“Una vez -Juanca- se puso en contacto con la directora de la escuela rural de Villa Llanquín y fuimos para allá a hacer un baile. El acuerdo con esa gente fue que necesitaban 42 pares de calzado de abrigo. Hicimos el baile, volvimos al otro día  y nos dieron los talles de los chicos, compramos el calzado y se lo llevamos. También hicimos en la escuela de Pilcaniyeu y así fuimos juntando plata”

“Levantamos las paredes, el techo del quincho y las puertas colocadas, a las ventanas le pusimos nylon, piso de tierra y ahí seguimos haciendo los bailes. Hacíamos las fiestas patrias chilenas y las bailantas. Lo alquilábamos y seguíamos juntando plata para el gimnasio” recuerda “cacho” Herrera con una memoria envidiable a sus 74 años.

El Gimnasio “Aldo Carniel”

Cuando ya habían juntado algo de dinero pusieron manos a la obra “Empezamos las tratativas para adquirir el terreno de la esquina que era de obras sanitarias (contiguo a los terrenos del estadio)” afirma Herrera. Por esos entonces en la década del 90, José Antonio Jalil era secretario de deportes de la Provincia y Alberto Icare su secretario “El –beto- era amigo mío desde pendejo. A él le encargamos el proyecto para que lo presentara en Viedma.  Para que nos den el terreno en comodato a 25 años para hacer el gimnasio.

Y agrega “Pasó como un año y nada, todo para atrás, ya estábamos desilusionados, hasta que alguien nos dijo, porque no lo ven a Edgardo Gagliardi” Gagliardi era Legislador de Rio Negro y muy cercano al por entonces Gobernador Horacio Massaccesi “Le mostramos el proyecto a Gagliardi, hicimos una nota para llevarla a Viedma y en 60 días teníamos la autorización para empezar a trabajar en el terreno. Hace un año y medio que andábamos a las vueltas y con un tipo que ni conocíamos, que confió en nosotros, empezamos”.

Continuando en su relato Herrera afirma “Iniciamos con una campaña para juntar bloques, y tuvimos mucha suerte porque mucha gente nos ayudaba con los cimientos, los hierros. Tiempo después Gagliardi volvió y vio que estábamos trabajando fuerte, ya estaba todo nivelado, con los cimientos y dijo voy a ver si lo puedo traer a Horacio para que vea todo esto y lo trajo”.

“Ya teníamos como un metro de pared levantada y el gobernador dijo: a estos muchachos hay que ayudarlos, son todos jóvenes. Me voy a encargar de que el Gobierno le haga llegar una partida de 50 mil pesos, diez cuotas de 5 mil. El compromiso se forjó con el consejo de educación, el Gobierno nos daba la plata y nosotros le dábamos horas de uso de gimnasio para las escuelas públicas de Bariloche y así le devolvimos toda la plata a la Provincia”.

El fútbol

De la mano del crecimiento en obras, iba el fútbol, con títulos locales en Primera División, las participaciones gloriosas en torneos federales y equipos que hicieron grande y popular a la institución.

En torneos del Interior se recuerda con mucho énfasis a la temporada del 1991, donde logró ser el único equipo de Bariloche en llegar más lejos, jugando 12 partidos, con equipos de Río Negro, Neuquén y La Pampa. También participó en el torneo del 1992 pero sin la misma suerte.

Ya en el nuevo siglo y continuando con los torneos federales el más recordado sin dudas es de la temporada 2002, repitiendo lo logrado 11 años antes, superando la primera ronda, algo siempre esquivo para los equipos de nuestra ciudad. Fue tal la relevancia de esa actuación que llegó a los medios nacionales y al prestigioso programa de Simplemente Fútbol de “Quique” Wolff.

En los años posteriores sumó participaciones en las temporadas 2005-06, del 2008 al 2014 de continuado, luego en 2017 y 2018, con alegrías y frustraciones en más de un centenar de participaciones en regionales.

En conquistas locales, de las más nuevas y recordadas, figura la excelente campaña del 2005, con el equipo dirigido por Marcelo Muena, jugando la fase final con Deportivo Angostura, Cruz del Sur y Arco Iris. Sumó 7 puntos en ese “Petit” y se coronó campeón. La definición fue ante Arco Iris. Ganó Estudiantes 4-2 en el estadio Municipal. En aquel equipo brillaban Pablo Almonacid, Marcelo Guzmán, Ramón Moreyra, Pablo Painefil, Martín Govetto y Alejandro Sepúlveda, entre otros.

Fue bicampeón en el 2009 y 2010, siendo esa la última estrella que sumó hasta el momento en campeonatos domésticos, el equipo era dirigido por Juan Carlos Garrido y actuaban jugadores como  Carlos Pilcoman, Nahuel Bramuglia, Martín Otero, Matías Urra, Damián Rogel y Guillermo Fuentes, entre otros.

El Hockey

Es otra de las actividades que hoy sostienen al club con una historia de éxitos y grandes jugadoras. Todo inició allá por el año 2002 por el impulso de Andrea Gatti, Tito Herrera, Mariana Thomas, entre otros.

Andrea Gatti (Imagen Gentileza)

“Empecé en el club cuando tenía 8 años, llegue porque Andrea Gatti me invita, siempre con su buena onda, predisposición, y también tuve una gran abuela que me acompañaba siempre. Fui un sábado, y desde que llegue no me quise ir más, tuve la suerte de encontrarme con un grupo muy lindo” expresa Ivana Vera, jugadora actual y referente de 1ra división. Jugó desde sus comienzos en el “pincha”, representa hace años a la selección de hockey de Bariloche y los Lagos del Sur, y hasta cumplió el sueño de vestir la celeste y blanca.

Y agrega “finalmente llegue a primera, jugando los torneos de la Asociación, logrando campeonatos, ganando Play Off, también jugué Argentinos de Clubes, donde logramos dos campeonatos a nivel nacional, obviamente yo era muy chica, varios partidos los mire desde afuera, o entraba poco tiempo, pero siempre todo eso me sirvió para aprender, y crecer”.

Pase fines de semanas enteros en el club, y siempre digo que para mí es como mi segunda casa, jugando partidos, entrenando, y tengo los recuerdos más lindos, grandes amigas que hoy seguimos compartiendo la pasión por el hockey y por los colores que nos vieron crecer, porque todas empezamos desde muy chicas en el club, tenemos mil anécdotas, viajes, risas, tristezas, y siempre defendiendo estos colores con el alma, porque es lo que sentimos cuando entramos a jugar, defenderlos de principio a fin” palabras que sin dudas resumen de alguna forma la esencia del hockey “pincha”.

Prensa CDEU